viernes, 21 de agosto de 2009

amazonia_pucallpa

Tras una larguísima temporada encerrado en la nubosa burbuja de Lima, salí por fin para ver el sol. Y no pude elegir un lugar más caluroso y natural.
Junto al Ucayali, nombre que recibe el Amazonas en uno de sus tramos peruanos, existe un enorme meandro aislado, llamado Yarinacocha. Lago de Yarina.
Aquí, Pablo (inseparable compañero de hazañas) y yo, fuimos invitados por unos entusiastas amigos limeños a convivir y trabajar en una de las comunidades shipibas (pueblo indígena de esta región de la selva) llamada San Francisco.

100_1583
Charlando junto a Yarinacocha

Pusimos nuestro granito de arena en la enorme empresa que es la reforestación de la selva amazónica y aprendimos del buen hacer de una cultura que está aquí desde el principio de los tiempos.
Muy recomendable la experiancia de vivir a 30º con humedad del 80%, sin agua corriente, entre gallinas y perros y comido por los mosquitos en cada atardecer, muy recomendable siempre que eso ocurra en San Francisco de Yarinacocha.

100_1428
El pabellón de reunión y comida de la familia

La arquitectura vernácula es de las mejores que yo he visto. Bonita, eficiente y fácil de construir.


3 comentarios:

  1. es el pez de Big Fish!!!!!!!jajajaja

    Iñaki espero que todo bien por allí y que todavía no te hayas dejado comer por ningún animal...o por ninguna animala...jejeje

    yo de vuelta de Galicia, a ver si te escribo un mail que llevo todo agosto de aquí pá llí.

    besarkada bero bat,

    Jon

    ResponderEliminar
  2. Hijoputa con suerte :) Qué chulada.

    Un abrazo enorme y no dejes de escribir!

    ResponderEliminar